Why Bristol?

Como tercer destino para cursos de Idiomas en el extranjero después de Kilkenny (Irlanda) y Hamburgo (Alemania) hemos elegido Bristol. ¿Bristol? ¿Por qué Bristol?

De los destinos con los cuales trabajamos, Bristol es la ciudad con la que más conexión personal tengo.

En los años 90, exactamente en el año 1994 después de haber finalizado el instituto, tenía ese deseo tan grande de pasar por lo menos un año en el extranjero. Y así empecé a buscar trabajos como Au-pair, algo en Francia … ¿o mejor en Inglaterra? Hasta que escribí una carta (con máquina de escribir, ¡claro!) al departamento de personal del “LONDON HILTON”, para ver si necesitaban una chica de limpieza. ¡Y me llamaron! Pero esta es otra historia.

Al final recibí la llamada de un colegio en Bristol, donde buscaban un “German language assistant”, mi querida y admirada profesora de Inglés del Instituto les había pasado mi solicitud. Yo entonces era muy joven, pero mi Inglés era muy bueno y mi profesora creía en mí.

Aproveché la gran oportunidad que se me había dado, y fui a Bristol. Trabajaba como “German language assistant” en dos institutos, entre Bristol y Bath. Me alojaba en la casa de la familia Murray con sus tres hijos y de paso iba a clases de Inglés para sacarme el Proficiency.

¿Uno de mis mejores años? ¡Desde luego! Mi trabajo en los institutos me daba la suficiente libertad para disfrutar de la vida en Inglaterra. Salir, conocer a gente de todo el mundo, perfeccionar mi Inglés, viajar por Inglaterra (visitar Londres, Cornwall, el Lake District, Peak District, etc.), Wales y Scottland.

Y empecé con un nuevo hobby: la escalada en roca (“rock climbing”).

¡Tantas oportunidades, viviendo en otro país! ¡Tantas cosas nuevas! Gente de todo el mundo. Costumbres, formas de ver la vida, acentos, etc. Lo absorbía todo. Y al mismo tiempo perfeccionaba mi Inglés.

Bristol era una ciudad maravillosa, con sus casas típicas, sus “miles” de Pubs con nombres curiosos, sus parques, la catedral, sus muchas actividades culturales, su área del Waterfront en el antiguo puerto, sus bosques cercanos, y su famoso Clifton Suspension Bridge.

Mi host-family no solamente compartía su casa conmigo, sino con el tiempo me convertí en un miembro más de la familia.

Después de mi año en Bristol mantenía el contacto con mi family de allí. Pero nunca volví a Bristol. Por ello decidí viajar allí a principios de este año. Era un poco un viaje al pasado, pero no del todo. Muchas cosas en Bristol seguían igual. Pero mucho, muchísimo había cambiado a lo largo de los años. La oferta cultural de conciertos, teatros, etc. se ha multiplicado. La ciudad tiene nuevas zonas residenciales, al mismo tiempo cuidan su parte histórica de la ciudad, como por ejemplo el área de los “Christmas steps”, donde uno se teletransporta al siglo XVIII.

Lo que más curioso me pareció era la cantidad de “Streetart” que había. Muchos de gran calidad, con mensajes muy interesantes. Claro, Bristol es la ciudad de Banksy. Y se nota. Y mucho.

Me gusta Bristol, me parece una ciudad diferente, curiosa, interesante, un sitio maravilloso para aprender Inglés y sumergirse en la vida “typical English”, sí esto todavía existe, con la mezcla de culturas que hay hoy en día en Inglaterra.

Y quería compartir esta experiencia, quería que otra gente que está aprendiendo Inglés, con más o menos lucha, tenga la oportunidad que yo tuve en los años 90: aprender Inglés en Bristol.

Visité varias academias, me entrevisté con directores, jefes de estudios y academy managers, con un cuestionario bien preparado, con muchas preguntas al detalle, pero también con mis ojos y mi corazón muy abiertos, para seleccionar la academia perfecta, para empezar la colaboración con ellos y ofrecer a los españoles esta oportunidad de viajar, alojarse con una host-family, aprender Inglés y disfrutar de una ciudad tan polifacética como es Bristol.

 

Gabriele Schennach

Fundadora de LOGA Idiomas

2017-11-02T14:59:08+00:00 25 julio, 2017|Testimonios|

Autor:

Idiomas para profesionales y empresas